La playa llena de patinadores y hombres con cuerpo de macho alfa

Años antes de convertirse en gobernador del estado de California y de por fin asesinar a todos sus rivales en “Depredador” o “Terminator”, el reconocido actor y ahora político Arnold Schwarzenegger quien levantaba pesas imposibles de soportar en Venice Beach, este roble de rasgos austriacos era un miembro importante de la tribu de fornidos o musculosos que rendían culto diariamente a sus cuerpos voluptuosos en dicho rincón bautizado, con mucha razón pues en los años 70’s contaba con un cuerpo que no todos los chicos eran capaces de definir.

Pasaron muchos años y dicha obsesión por su cuerpo de macho alfa de gorilas parece que no ha mermado en aquella arena que posee el Ocean Front Walk, la cual se convierten en un colorido paseo que bordea el océano de Los Ángeles, a cualquier hora del día se puede apreciar decenas de mujeres con cuerpos de lujo y hombres con una piel aceitosa curtida por los rayos solares y sus venas a punto de explotar después de tanto ejercicio al aire libre, definiendo sus músculos en el gimnasio ubicado al aire libre de Muscle Beach, este se encuentra junto a las rampas de patinetas, canchas de voleibol de playa, ciclorutas y numerosos surfistas con su tabla bajo a la hora de una hermosa ola.

Lo que sí ha cambiado a través del tiempo es la historia que guarda esta zona costera estadounidense, la cual fue construida por mero capricho del millonario dedicado a la venta de tabaco Abbot Kinney hace un poco más de un siglo, específicamente durante el año 1905 el magnate soñó con la oportunidad de reproducir la ciudad que capturó su corazón, Venecia, en un tramo de tierra pantanoso dentro de la costa sur de Santa Mónica y para lograr ello se dedicó a cavar kilómetros de canales más una calle completamente decorada con diferentes toques de la arquitectura procedente de Italia, cuando vio su trabajo finalizado la llamó “La Venecia de América”, sin embargo, los residentes del lugar se mostraban más interesados en poder ampliar los estacionamientos de sus casas que pasar entre ellas a través de góndolas, por ello para el año 1929 se había rellenado una buena parte de los canales que Kinney ya había construido. Con el pasar del tiempo Los Ángeles le dio la espalda a esa zona y en los años 50 la llamaban despectivamente “slum by the sea” o en español “barrio junto al mar”.

Fue a comienzos de la década de los 90 cuando los canales que se habían tapados volvieron a ser degradados para poder acoger a las clase más chic de todo Estados Unidos, muchos de los famosos en Hollywood levantaron sus casas para el veraneo en estas playas, desde la talentosa Julia Roberts hasta Anjelica Huston o Lindsay Lohan, en esta lista se incluye al actor Robert Downey Jr quien fue dueño de un apartamento en el boardwalk, lugar donde acostumbraba a pasear completamente desnudo y borracho para que los paparazzi se dieran un festín. Desde entonces hasta ahora el Ocean Front Walk ha sido un lugar especial para artistas callejeros, patinadores, hippies de estilo antaño, vendedores ambulantes, turistas y tatuadores.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*